viernes, 2 de septiembre de 2016

Cueva de Arantza o Mairuzulo (Arruttipi), Navarra

"Hoy día 21 de agosto, casi 9 años después, vuelvo a la curva de Mairuzulo en el macizo de Arantza, en compañía de nuestros compañeros del grupo Sakon. Con un desarrollo de 1.830 metros, se trata de un curso activo de agua permanente. Mis recuerdos de los trabajos de topografía en esta cavidad, se mezclan hoy con la belleza de este río subterráneo."

Jose Antonio Garcia.





Hoy nuestra historia comienza calzándose una bota de barrancos...


"¿Pero cómo te puede salir un sapo de la bota? jajajaja"


Lógicamente el sapo se convierte en la novedad del momento. 


Nuestro amigo tiene suerte. Pueblo en fiestas, diez de la mañana; vecinos deambulan canturreando como auténticos zombis vascos. Se encariñan del sapo y tienen a bien sacar a nuestro amigo de "gaupasa".

Con "Sapo" a buen recaudo, todos contentos.


Directos al grano, nada más entrar en Arantza ya estamos en contacto con el agua.


Ella va a ser la tónica general hasta el final del recorrido, quitando algunos pasos fósiles o visitando las galerías suspendidas en el cauce.


Al poco encontramos la vieja escalera que se usaba para ascender la cascada de unos ocho metros y continuar la visita.


Por suerte la escalera ha cambiado y la cascado no. 



El río continúa con pasos para todos los gustos.




Pero las partes bonitas están siempre por el cauce.




Fijándonos bien veremos curiosos detalles, pero la parte más bonita está realmente por llegar y habrá que sufrir un poco.


Detalle de una capa geológica de mármol.


En un punto del recorrido deberemos pasar unas grandes estrecheces para poder continuar. 


Foto de Excursiones y Aventura




Tras estos pasos realmente estrechos, nos queda una pequeña trepada.



Y ya estamos de vuelta al río. 


Nos toca a partir de ahora disfrutar al máximo de las entrañas de Mairuzulo.


Preciosas coladas fósiles parecen bailar con el curso del río.

Foto de Excursiones y Aventura.




Este lecho del río también va cambiando.



Esta última colada por supuesto no hay que pisarla. Solo con verla nos vale.




Por supuesto en los techos está lo más bonito.







Pero entre el techo y el agua... ¿que hay? Pues el detalle de lo fino, pequeño y oculto.







A estas alturas estamos todos maravillados y muy agradecidos a Jose por poder estar aquí, reviviendo sus recuerdos.


Proseguimos la marcha que todavía nos queda río.






En todo momento la altura de las paredes es considerable.


Arantza no defrauda en ningún momento.


Pero como todo sueño, tiene su final. Hasta aquí llegaron hace nueve años Jose y sus compañeros de Aranzadi en el topografiado de la cavidad. 


Los restos de la antigua escalada. ¡Ojo, no hay que subir por la cuerda!
 De vuelta y para los más atrevidos, se pueden explorar las galerías altas con mucha precaución, tanto por los que están abajo por caída de piedras, como por los de arriba de no caerse...



La bajada en oposición es complicada y no recomendable si no se está en forma y muy seguro de uno mismo.



Como no todo van a ser buenas noticias, Jose e Ismael no han encontrado lo que buscaban. Queda pues pendiente para otra visita un último tesoro de esta cavidad, como en las mejores películas...

¡Continuará!




Foto de Excursiones y Aventura.



Salida organizada por:





Sakon Espeleología Navarra

Texto de Jose Antonio Garcia y Oscar Sicilia.
Fotos de Oscar Sicilia.



2 comentarios:

  1. Hace 52 años hicimos el mismo recorrido, tenemos fotos identicas

    ResponderEliminar
  2. Pues todo un placer! Allí sigue todo igual y en buen estado. No se observan destrozos ni mucho paso humano, sobretodo del medio al final de la cavidad. Un saludo.

    ResponderEliminar