sábado, 2 de noviembre de 2019

Foz de Forniellos, Salvatierra de Esca, Aragón.

Haciendo muga entre Navarra y Aragón, el barranco de Forniellos es toda una experiencia salvaje, llena de misterios, secretos y sobretodo mucha soledad. Si el tiempo se detuvo en algún lugar, sin duda fue, entre otros, en este barranco semi fósil.

 




La plana de Sasi, perteneciente al pueblo de Burgui en Navarra, es una de los posibles accesos para visitar el barranco. La otra manera es remontando de abajo a arriba el barranco, desde Salvatierra de Esca.


Para más información de cómo llegar queremos agradecer la info del siguiente blog, que para ser justos y honrados fue nuestra forma de llegar por sus indicaciones.




No obstante queremos avisar de que este recorrido por el barranco está en mal estado. El acceso desde abajo, sin ser complicado, no está señalizado y su primera parte es campo a través. Una vez encontramos las paredes verticales, por la izquierda según subimos, encontraremos senda, pero al estar muy cerca de la vertical de las paredes tenemos que tener mucho mucho cuidado e intentar ir siempre pegados a la roca. Pueden caer piedras y de hecho eso nos pasó aquel día. Al no ser una cavidad, las piedras no caen del techo en vertical, caen rodando por la pendiente y cogen impulso en oblicuo.


Se pueden observar muchas rocas en mal estado a punto de desprenderse. Desde luego no hablamos de una visita para todos los públicos. Es necesario estar al tanto, llevar casco y tomar muchas precauciones.



Por otro lado, los amantes de la soledad y de lo auténtico, disfrutarán de paisajes de primera. Existen unas cuantas cavidades escondidas entre los piegles de la roca. Alguna muy difíciles de visitar. El terreno es muy salvaje y sus secretos están a buen recaudo.

 

 




La zona está explorada por los arqueólogos y existen estudios recientes sobre el arte rupestre de la zona, no solo de este barranco. 





Muchas de estas pinturas son muy difíciles de observar. Otras están tan deteriodadas que se necesitan programas de saturadores del color para verlas y algunas de ellas parecen sorprendentemente frescas.
 





 


 Hablamos de arte esquemático que representa una forma de expresión artística muy figurativa y muy simple en sus trazos. Tambión podemos observar muchas digitaciones impresas con los dedos. 

 

 

 




Una visita en profundidad al barranco es complicada, necesita de escaladas, destrepres, campo a través, descuelgues.... 







No todas las aventuras terminan siempre bien. Esta vez, como comentamos antes, un desprendimiento de piedras fortuito cayó desde un lateral del precipicio. No pasó nada más grave que huesos rotos, helicóptero de rescate y operación.... nada irreparable. No obstante, mucho ojo si visitáis el barranco.

Sakon Espeleología Taldea Noáin, Valle de Elortzibar




Fotos y texto de Oscar Sicilia y Gemma Morraja.