SaKoN significa en euskera hondo, profundo.


lunes, 26 de septiembre de 2016

Barranco de Aguaké, Antoñana. Álava.

Se termina el verano y este año especialmente se nota mucho la escasez de agua en nuestros ríos. Nuestro compañero Jose Antonio García de Excursiones y Aventura, nos propone realizar este corto y divertido descenso.





Ficha técnica

Acceso desde: Antoñana.
Combinación de coches: Innecesaria. 
Aproximación: Inmediata y evidente.
Retorno: Según salimos del barranco a mano derecha, una senda bien maracada.
Horarios: 1 min. acceso, 1h / 1:30 h. descenso, 30 min. retorno
Cuerdas: 1 x 20. 
Caudal: Permanente. 
Equipamiento: Bien equipado.
Escapes: No es necesario hasta llegados al segundo rápel de 4 metros, pasado este hay uno a la izquierda por una subida evidente (de hay se realiza el salto de 8 metros). Otro más justo al final del último rápel por la derecha.
Epoca recomendada: Todo el año en función del caudal y de nuestra experiencia. 







Nos acompañan los más pequeños de la casa, como siempre encantados y con ganas de diversión.


Jose conoce como la palma de su mano este barranco. Frente al primer rápel, nos explica las diferentes posibilidades que nos ofrece. Antaño se podía saltar desde la derecha pero un desprendimiento lo impide. Podemos rapelar por la cascada o hacer un medio salto desde una instalación en un árbol a la izquierda del cauce.


Estamos en septiembre y este año se nota el estiaje mucho más que en años anteriores. El caudal es pequeño pero suficiente para limpiar las pozas.  


Hoy nos acompañan padre e hijo.... ¿quién lo diría? 



Primer contacto con el agua saltando a mitad del rápel. Podemos tocar suelo, así que hay que flexionar las piernas. Pasado este punto tenemos unos 300 metros sin ningún interés que realizaremos por fuera del cauce, pasando por un campo de labor a la izquierda, hasta un punto evidente de entrada.  


Volvemos al agua y encontramos el primer salto. Se hace desde la piedra encajada junto a la cascada, evidente y fácil. También se puede rapelar.



En este primer salto hay que tener cuidado por la estrechez entre paredes, por lo demás cubre lo suficiente.... y hay que llevar el casco... un pequeño olvido.   


Jose nos muestra pequeños saltos para sacarle todo el jugo a los apenas 200 metros de este barranco. Es muy importante comprobar las pozas primero. Enseguida llegamos al "famoso salto Sasitroka", de ocho metros de altura; la joya del barranco. Un invento de Excursiones y Aventura.


Este salto se realiza desde la izquierda del cauce, subiendo por una empinada rampa de tierra. El salto es encajonado, lo que da una sensación de inseguridad. Pero ningún problema, la poza cubre bastante y hasta un niño de 10 años lo hizo. 




Nos queda la parte final. Disfrutamos del bonito paisaje. 


Justo antes de la cascada final, exactamente donde se encuentra la persona en aparente actitud de saltar (foto inferior), deberemos destrepar por la izquierda y NO HACER SALTO puesto que no cubre nada. Ojo porque a vista de barranquista parece claramente un salto. ¡Comprobar las pozas es imprescindible!


Última oportunidad de divertirse. Jose nos asegura el paso para descender por la derecha hasta un bonito tobogán.



Esta preciosa cascada es un lugar mágico y lleno de belleza. El tobogán o rápel se pueden repetir por un acceso evidente. También se puede saltar, pero hay que ir entre vegetación algo precariamente. 



Para los más pequeños y para los que no quieran hacer el barranco, un buen baño mientras nos esperan. Llegar a esta poza es muy fácil y cómodo desde la localidad de Antoñana, un bonito paseo bien señalizado. 



Difícilmente se le puede sacar más partido a este bonito día. Muy recomendable para principiantes o como complemento en la zona. 

Dejamos a continuación un vídeo de nuestros amigos de Sasitroka Canyoning Taldea.




Una vez más agradecer a Jose Antonio Garcia por los ratos inolvidables que nos hace pasar.


Salida organizada por:




Sakon Espeleología Navarra
Texto y Fotos de Oscar Sicilia.




miércoles, 21 de septiembre de 2016

Cueva-sima de Artesiaga. Puerto de Velate, Belate. Navarra.

Actualizamos la información sobre esta nueva cavidad.




 Con fecha del 11 de septiembre, el grupo de espeleología Otxola forma un grupo para continuar la exploración. Como resultado han llegado hasta una diaclasa que cruzaba el pozo principal y no se puede continuar porque se cierra. La parte final de esta sima es realmente peligrosa, muchos bloques caídos de gran tamaño que se mueven, además de un peligro real de producirse desprendimientos.

Coordenadas:


Por temas de calendario no pudimos acompañarles y solo tenemos el relato resumido. Una pena por nuestra parte, pues teníamos mucha ilusión en esta sima..... a seguir soñando....





Crónica del descubrimiento.

(20/09/2016)
 Emprendemos una nueva exploración en el puerto de Belate. Una pequeñísima cueva que no nos daba ninguna esperanza, se ha convertido en una gran sima que podría conectar con todo un sistema subterráneo de galerías activas y fósiles.  
  

Como más o menos dice la canción... "hay en hombre en Navarra que lo descubre todo....", pues ese hombre es sin duda Antonio Martin. Bueno, si exageramos lo dejaremos en "hombre del año", al menos para nosotros. Hay que reconocer que tiene un sexto sentido para ello. 


La cueva estaba originalmente tapada con pequeños bloques que fácilmente se han retirado. Posteriormente se dejó un pequeño paso para que se ventilara bien su interior. 


El habitáculo de entrada tiene espacio para unas tres personas tumbadas o acuclilladas. Por la situación de la cueva, dimensiones y por lo escondida que está, perfectamente pudo ser usada como escondite o refugio ocasional.


La cueva sigue por un paso estrecho para llegar a una sala cómoda de unos seis metros de ancho por unos ocho de alto. Lo realmente incómodo son los suelos, formados de bloques desprendidos. Esta parte nos pareció realmente peligrosa. 


A punto estamos de abandonar, cuando de repente descubrimos una galería de lo más bonita y prometedora.



Tras recorrer unos pocos metros encontramos una primera sima. 


Ahora con más ganas e ilusión, volvemos al coche a por taladro, cuerdas y material.



Para llegar a la cabecera de la sima hay que instalar un pasamanos para no caer a una primera sima inicial, que parece de menor tamaño por la boca de entrada. 


Toca nueva instalación. Antonio no ve el fondo... ¡esto promete!



Aparte de ser profunda, tiene varias bocas para descender.


Como decíamos al principio, hay que tener olfato espeleológico y Antonio se declina por la derecha. 


Para hacer las cosas bien, hay que volver a poner un nuevo fraccionamiento.



Esto se empieza a poner serio, no; lo siguiente. Desde la nueva instalación continuamos hasta el fin de la cuerda, que por comodidad y por suerte, termina en una pequeña repisa donde hacer pie y colocar el siguiente fraccionamiento... "¡pero hoy noooooo Antonio!, ¿nos escuchas?, ¡lo dejamos!".


Ya en el exterior, tenemos la extraña sensación de estar ante algo muy grande pero que al mismo tiempo nos sobrepasa, no por la profundidad del pozo, sino por la de trabajo que nos puede salir.


Las dimensiones del trabajo que nos espera sobrepasan nuestras posibilidades, ante lo cual estamos sopesando la posibilidad de pedir colaboración a otros grupos navarros de espeleología. 



Muchas cosas en el tintero; Valle de Erro, Urbasa, Andía y ahora Belate. ¡Que no nos falte el trabajo!


¡Continuará!





Sakon Espeleología Navarra

Fotos de Oscar Sicilia.
Texto de Joseba Carlos y Oscar Sicilia.