martes, 17 de octubre de 2017

Zospeum Vasconicum, ¡un diminuto caracol vasco?. Aprendiendo bioespeleología. Guipúzcoa.


Una pregunta chic@s

Sobretodo dirigido a l@s niñ@s, leed el texto y resolved el problema.


" Vemos que hay muchas formas de vida que se han adaptado a vivir sin la luz, a una humedad muy elevada, sin conocer nunca nuestro sol y nuestro gran planeta. Estas formas de vida aisladas de nuestra realidad, están siendo estudiadas por un grupo de científicos para
 comparar formas de vida en las exploraciones en Marte"

¡Esto es muy apasionante!


Es posible que existan muchos mundos que no podemos ni imaginar..... de nosotros depende verlos, estudiarlos y compartirlos.

 
Foto de Josu Senderos.

Estos diminutos "caracolitos" blancos se denominan Zospeum, viven dentro de nuestras cavernas, son minúsculos, si no te fijas con mucha atención, jamás los verás. Hemos visitado junto al prestigioso biólogo Carlos Prieto y su equipo de trabajo una cavidad cercana a la localidad de Tolosa y hemos encontrado ahí a este curioso ser. Dicha especie sea probablemente Zospeum Vasconicum, catalogada desde los años 90, pero que todavía se encuentra en estudio. 

Agradecer estas jornadas de bioespeleología al Club Amarozkomendielkartea y a la colaboración somo siempre del Club Akelar Barrancos Espeleo, gracias amigos. 


A modo de ejemplo visual, éste sería el caracol en cuestión, pero más pequeño y de color blanco. No es la misma especie, es una foto de ejemplo.


La foto de arriba muestra la escala de nuestro caracol a nivel humano. Decir que estos ejemplares en concreto estaban muertos. También los vimos vivos pero no hay foto. En este ejemplo las conchas del caracol son más oscuras. 


Atención a las manchas oscuras en forma de pequeñas curvas de la foto de arriba. Según nos cuenta Carlos Prieto y su equipo de biólogos, están asociados a este tipo de caracol subterráneo, sin tener muy claro todavía clara una explicación.


¡Atención bioespeleólogos! Si no tenéis todavía el Kit de EspeleoBioEspeléologo para profesionales, es que no estáis a la última! 



Los niños son quienes más disfrutan este instructivo momento. No se cansan de buscar insectos, y de hecho, su visión diminuta, pero grande de la realidad, marcan la pauta de nuestra actividad.



Pseudoescorpiones que se adaptaron al medio subterráneo hace miles de años y un tipo de Quisquillas de agua dulce que sobreviven en época de sequía enterrándose en el barro para conservar la humedad. 






 



Apasionante, impresionante, emocionante.... la biología subterránea. 




Sakon Espeleologia Taldea

Fotos de Ismael Lazro, Josu Senderos y Oscar Sicilia.

sábado, 14 de octubre de 2017

Sima "Ex-taponada". Explorando Esnotz, Valle de Erro.

Cuesta organizar un pequeño número de personas dispuestas a trabajar explorando. En esta ocasión somos cinco y hay que aprovechar. Elegimos Sima Taponada, a 80 metros de sima Sopladora que tanto promete. Tenemos la ilusión de conectar ambas en algún punto de su desarrollo.


Aclarar que la auténtica toponímia de las simas que exploramos vendrá correctamente indicado cuando publiquemos los trabajos finales junto a su topografía y coordenadas. 


Esta prometedora sima, regalo de los queridísimos vecinos de Esnotz, prometía como muchas otras por su boca de entrada.



 En una primera incursión hace un año, nuestra decepción fue que se taponaba con un gran bloque y tierra, además de tener un árbol en medio de la vertical que ofrecía un peligro extra. Así que sabiendo el trabajo que nos toca, venimos muy preparados para mover casi cualquier cosa.



Retirado el gran tronco solo nos queda un gran bloque que al final conseguimos desprender. Mientras picábamos escuchábamos caer los escombros unos cuantos metros, cosa que nos confirmaba la profundidad de la sima en al menos unos 20 metros más. 



Como de costumbre nos turnamos las tareas. Desprendido el gran bloque la bajada es limpia, las paredes se ensanchan. Vemos muestras de diferentes niveles fósiles de agua.



Tras -43 metros de sima de repente se acaba colmatada sin más. Una gran decepción a la que por otra parte, estamos acostumbrados. Dos compañeros intentaron forzar un paso lateral pero imposible. 

Foto final de la sima.

Toca recoger todo y volver a casa. Estamos contentos, ha sido todo un ejemplo de organización y compañerismo mezclado con la exploración. Sabor agri-dulce.




Cuidado y no te fies ni de tu sombra... podría no ser tuya. 


Al menos, un día que salimos sin barro. 


Comentamos las próximas salidas y organizamos el  trabajo pendiente. Estamos muy ilusionados seguir explorando este precioso y encantador valle.



¡Aurrera taldea!

Sakon Espeleologia Taldea


viernes, 13 de octubre de 2017

Estudios hídricos en el río Erro. Navarra.

Seguimos trabajando en las exploraciones en el Valle de Erro. Esta vez preparamos los trabajos previos al estudio del recorrido subterráneo de las aguas del río Erro. Toca localizar el punto exacto donde las aguas del río, en época de estiaje, se sume para resurgir pasada la localidad de Erro. En total hablamos de unos 9 kilómetros de distancia según dibuja este río hasta el manantial de salida.



Esta agradable familia nos acompaña en el inicio de esta pequeña aventura. Por si vale de ejemplo, son una mezcla de catalanes, vascos, navarros y demás, bonita sorpresa.



Nos adentramos en el río Erro en busca del punto de infiltración, el cual no conocemos todavía.  

Foto de Otoño en Sorogain.


Pasada la localidad de Ureta unos 1000 metros, el río Erro pasa de las capas margosas  impermeables a la calcita permeable, así se sume en época de estiaje.

   

En este punto, siempre en estiaje, desaparece el río para resurgir en el manantial, pasada la localidad de Erro, de
Iturriotza.  

 
Fotos arriba y abajo del manantial de Iturriotza



 Justo donde se infiltra el río Erro hay una construcción que no sabemos muy bién que función cumple.



Terminado el discurrir del río Erro, solo  nos queda un cauce fósil que resurgirá en cuanto vuelva a llover.




Abajo foto del río Erro a su paso por Ureta.


Seguimos tomando datos para los estudios que estamos realizando. Gracias a tod@s por colaborar




Sakon Espeleologia Taldea

domingo, 8 de octubre de 2017

Aprendemos y colaboramos con la biología subterránea. Guipúzcoa.

Organizado por el Club Amarozko Mendi Elkartea Espeleo Taldea, colaboramos con biólogos de la Universidad Pública Vasca en una jornada en la que aprenderemos a reconocer una pequeña selección del hábitat biológico subterráneo de nuestras cavernas. 



Los más pequeños son los más ilusionados en esta actividad, donde seguro veremos arañas, mosquitos y muchos insectos. Y por supuesto traen su propio laboratorio profesional.




Nada más entrar a la cueva tenemos la primera lección. Todo insecto que vemos en la entrada no vale para este tipo de estudio. Los insectos que queremos observar tienen que estar fuera de toda luz. Pero eso es fácil, solo tenemos que adentrarnos unos 10 metros.


Empezamos a ver los primeros arácnidos y sus huevos colgando de capullos de tela de araña. 



También encontramos colgando de las raíces de un árbol del exterior, huevos de Opilion, un tipo de arácnido. Con la ayuda de la lupa se pueden ver incluso los ojos. 



Se peinan palmo a palmo las paredes y el suelo, donde otros pasamos y no vemos nada, los biólogos nos sorprenden. En este caso hace falta agudizar mucho la vista.



Este diminuto punto blanco es la cáscara de un caracol. Una vez nos fijamos bien, hay unos cuantos por toda la pared. Luego nos enteramos de que este caracol está siendo estudiado por uno de los biólogos al que acompañamos, atribuyéndose su descubrimiento.


Si todos estábamos atentos a las explicaciones de los biólogos, especialmente los niños fueron quienes más paciencia tuvieron y quienes más bichitos encontraron.


Uno de los insectos favoritos que más llamaban la atención es el pseudoescorpión. Se pueden distinguir perfectamente las pinzas tipo cangrejo y su forma de escorpión. Están habituados a la humedad y a la oscuridad total de las cavernas desde hace millones de años. 



En las zonas con agua también encontramos vida subterránea. Fijándonos muy bien podemos encontrar un tipo de quisquilla de agua dulce.


Son muy pequeñas y casi transparentes. Nos cuentan que cuando se seca la charca, se entierran en el barro y consiguen sobrevivir.  





¡Papá, papá, un tricóptero!




Enlazamos la visita a esta cueva para bajar una sima cercana. Esta vez solo bajarán unos cuantos con muchas ganas de sima.



Nada más bajar encontramos unas salamandras.



Aquí también encontramos pseudoescorpiones, arañas y otros insectos. 


Día cumplido, hemos aprendido la gran biodiversidad que vive en nuestras cavernas, solo es cuestión de fijarnos y respetar a estos especiales y diminutos seres. 


Con todo el trabajo terminado nos vamos para casa, eso sí antes de irnos Iñaki nos pone los dientes largos..... otra sima que no conocíamos. ¡Volveremos pues!



No podremos olvidar todo lo que hoy hemos aprendido  y que esperemos sea la semilla para que miembros del Club se apasionen por la biología subterránea, una de las ramas de esta ciencia menos explorada y enigmática. 




Sakon Espeleologia Taldea
Texto de Oscar Sicilia.
Fotos de Josu Senderos, Jose Garcia, Ismael Dos Santos y Oscar Sicilia.