lunes, 19 de junio de 2017

Espeleo-bicicleta por la Sierra de Labia, La cueva de Arpe y cueva Atapaburu, Navarra

Ya habíamos escuchado hablar de la espeleo-bici, pero la verdad es que no podíamos imaginarla. 


Reforzada con chasis, desprovista de cadena y otros elementos.... Antonio del Grupo de Espeleología Akelar, nos dejas con la boca abierta.... otra vez. En este caso nos permitió subir cuatro mochilas bien cargadas.


Aunque un poco más tarde nos dejará con la boca abierta, pero de sudor; le falta un motorcillo y ya sería total. 



Eso sí, en las bajadas funciona de perlas.




La Cueva de Arpe.

Este lugar es un remanso de paz escondido en el bosque. Se trata de un covacho principal junto a otros de menor tamaño. Muy cerca pasa una regata que asegura agua todo el año gracias a algunas pozas cercanas. 



Como anécdota, podemos ver todavía lo que queda de una antigua escalera de madera, que al parecer usaba un vecino para sacar la miel de una oquedad elevada.


Tristemente las abejas ya no se ven. Un vecino nos muestra la oquedad. 


Revisamos los alrededores. Desde el alto de la peña hay buenas vistas.




Tanto buscar y buscar al final tuvo su fruto, pero "fruta verde", porque la cavidad se estrecha y necesitaría de trabajo para pasar. Eso sí, aire fresco corre y eso siempre da que pensar.


Nuestro amigo anónimo se contagia con nuestras ganas de exploración y no duda en ser el primero en entrar... no es la primera vez que lo hace, de hecho nos tiene mucho mucho que contar acerca de la espeleología y las exploraciones en nuestra comunidad. Pero eso será otra historia, suspense de momento. 




Cueva de Atapaburu.


Más escondida de lo que pensábamos, debido a la abundante vegetación, nos ha chocado el nivel de destrozos en cuanto a pintadas en la pared se refiere. Su acceso no es fácil si no se conoce y bajar sin los medios de seguridad necesarios podría ser de muy peligroso. 



Nada más entrar Miguel H. H. nos saluda y nos recuerda su inmemorable visita.




Nos van a perdonar, pero hasta los trabajos de topografía "quizás" son desproporcionados, y conste que hablaron los que menos saben de topografiar, aunque estemos en ello. 




Sentimos mucha pena de que cavidades de fácil acceso y cómodo desarrollo, poco a poco se estén convirtiendo en basureros. Quizás nosotros tengamos mucha culpa de ello a la hora de divulgar información, así que no nos queda otra que callar y patalear con unas fotos finales de lo bonito que todavía nos queda por ver.... hasta que venga un tonto y lo rompa.  












No se trata de no visitar las cavidades, sino de hacerlo con el máximo respeto, no tocando nada en la medida de lo posible y sin dejar rastro de nuestro paso. Hay otras cosas que hacer cuando paseamos por ellas, aparte de contemplar las formaciones; podemos soñar en todo lo que todavía está pendiente por descubrirse y que tenemos delante de nuestros ojos, pero todavía no somos capaces de verlo o comprenderlo.

Nos faltaría ser más humildes y aceptar que somos muy ignorantes. Saber valorar lo que nos rodea, será el siguiente paso para proteger lo que amamos. 



Sakon Espeleologia Navarra
Texto y fotos de O. Sicilia




No hay comentarios:

Publicar un comentario