domingo, 12 de noviembre de 2017

Topografía subterránea en el Valle de Erro. Navarra.

Queremos que esta entrada de blog sirva para compartir con socios y seguidores del grupo, los trabajos en los que estamos inmersos y las últimas adquisiciones realizadas con el dinero del Club.

Y como siempre hay una primera vez en la vida, hoy nos bautizamos como topógrafos noveles. No ha sido fácil. Para empezar, los pequeños ingresos (cuota anual de los socios y venta de camisetas) se han destinado para la compra del Láser y sus complementos. Luego los cursos de formación, asistencia técnica y "atención personalizada" de la mano del grupo Grupo Espeleo Takomano, han sido fundamentales para nuestra formación. También imprescindibles los tutoriales públicos que Takomano comparte en la Web, ¡máquinas!

¡Eskerrik asko!



Afortunadamente las nuevas tecnologías nos permiten tomar datos y pasarlos a un ordenador, tablet o teléfono, de una manera cómoda y fiable, pero también podemos decir que nosotros hemos empezado "de cero", con metro, inclinómetro y brújula. Lo hemos hecho por placer y por ilusión, a pesar del lío que nos hicimos, sobretodo con el metro.


Pero, ¿por qué topografiar? Esto que parece tan complicado, hasta un niño de once años lo entiende. Es como realizar una radiografía del interior de nuestro suelo. Topografiar es una técnica que consiste en describir y representar en un plano la superficie o el relieve de un terreno. Podemos ver la orientación de las galerías, su proporción respecto al entorno, su posible conexión con otras cavidades, conocer su comportamiento geológico, hídrico, etc En conclusión, estamos creando un plano subterráneo.   


Afortunadamente hoy en día el trabajo de topografiar se ha vuelto mucho más cómodo para los espeleólogos. Nosotros debemos agradecer especialmente la labor de nuestro compañero Josu Senderos por los trabajos técnicos de montaje del láser y toda su dedicación, sin la cual hubiéramos tardado años en conseguirlo. 


Ahora podemos decir, ya que hemos probado los viejos y modernos métodos, que la precisión en la topografía es fundamental para realizar un correcto trabajo. Los métodos y calibración usados por el grupo Takomano nos han dado como resultado una precisión del 0.22 lo que significa, que cerrando las poligonales (cerrando un círculo por unión de galerías), la precisión es casi completa. 


Por si todo puede parecer "fácil y encantador" con un láser en la mano, saber que los espeleólogos tenemos doble trabajo al topografiar, comparando el trabajo en superficie. 


Los pasos estrechos, pozos, escaladas, gateras.... por mucha electrónica que tengamos, el trabajo de topografiar no es muy agradable, puesto hay que estar parando continuamente para tomar los datos en lugares incómodos. 


Pararte en medio de un gour lleno de agua o en un paso muy estrecho y ponerte a cantar: "Distancia 4.37, rumbo 214.2, inclinación -0.2, izquierda 0.4, derecha 1.1, arriba 0.4 y abajo 0.2"


Si acabamos de decir que todos los datos se pueden pasar vía bluetooth del Láser a un sistema electrónico, ¿por qué molestarse a tomar datos a mano? 


Nuestros instructores nos han enseñado bien. Escribiendo esta "chuleta, te impregnas de la cavidad", cada dato escrito, sobretodo los pasos puntuales debido a inclinación, cambio de rumbo, anchura de las galerías, etc, te dan una visión mental de la cavidad, que luego de comparada con la visual electrónica, confirma nuestro trabajo y lo complementa. Muy muy diferente a dar a un botón y esperar la respuesta.  



 Por cierto, importante: todo esto que estamos relatando ya es parte del pasado. El futuro está a la puerta de la esquina. Parece que los espeleólogos pronto portaremos unos sistemas acoplados al casco que funcionarán automáticamente según nuestra progresión. Así que si en la actualidad vamos creando estaciones o puntos, según la lineal que nos permita nuestra visual, en el futuro próximo estos sistemas crearán multitud de puntos o estaciones por minuto, automáticamente a medida que progresamos por la cavidad. 


Una simple huella en el barro. No hablamos de la luna, es el valle de Erro en Navarra. Una huella en el barro virgen donde nunca el hombre estuvo. Estamos comprometidos con que nuestro paso por las profundidades de nuestra tierra, deje marcada un paso que  sobretodo respete, estudie y divulgue nuestro subsuelo, del cual tan enamorados estamos.  

Y por supuesto, entre penurias, cansancio, fatigas y demás, los espeleólogos tenemos siempre y afortunadamente nuestro momento. Importante, "nuestro momento" no es siempre "vuestro momento". Un ejemplo de fotos para "nosotr@s".



Bebiendo agua de un gour.

A mojarse, de ida y de vuelta.

Pesadico con la idea del metro.... si tenemos un láser...

Maldita imagen.... esta noche no duermo.



Esperamos pronto, en un tiempo razonable, poder exponer y presentar los trabajos de topografía en las exploraciones que estamos realizando. De momento, es una satisfacción enorme seguir trabajando con todas las personas que se sienten emocionad@s e ilusionad@s con este trabajo de exploración. 

¡Aurrera Taldea!


Sakon Espeleologia Taldea


No hay comentarios:

Publicar un comentario