miércoles, 25 de mayo de 2016

Sima BA-4 y el último Alimañero de la Sierra de Aralar. Navarra

No hay mejor regalo para un espeleólogo que encontrarte un pastor paseando por la sierra de Aralar. Si además está lloviendo, pasaba de casualidad con su vehículo por la carretera y se para a conversar con nosotros... ¿es un milagro? Este vecino de la zona nos puso los dientes largos, nos habló de la simas que conocía, un agujero que soplaba...  y Joseba pudo contrastar algunas incógnitas de la zona; entre ellas, la de una misteriosa escalera abandonada en el bosque. 


("Mirad chicos! Ahí está la sima, ¿a que no la veis? Joseba. )

Será porque esta sierra está muy estudiada por los grandes grupos de espeleología navarros, que no nos anima mucho a venir por aquí, más todavía si los trabajos prospectados de la zona son muy difíciles de constrastar, o sea, que para nosotros es una locura entrar a explorar posibles simas que ya están exploradas....


("... estás seguro Joseba que debajo de este Helecho hay algo? Déjame ir a la sima que está detrás, que esa sí que tiene buena pinta... Antonio y Oscar.")

Pero gracias a los estudios que nuestro compañero Joseba está realizando en la zona, encontró un pequeño agujero cerca de una dolina, el cual no está catalogado. Sus compañeras de alrededor son BA-1, BA-2 y BA-3, así que a esta le hemos puesto BA-4.
  

 ("Que noooooo joer! mirar bien jodidos! La sima de atrás está taponada. Joseba.")
("Aquí nos va a salir cualquier bicho.... voy a meter este palo. Antonio")
("Chicos... mientras os muerde un topo, voy a mirar la otra por si te dejaste algo de ver...que pinta mejor jejeje. Oscar)

 

Razón tenía Joseba... 



BA-4, Aralar



De vuelta,  mis compañeros ya tienen todo preparado. Una vez limpiada la entrada, la pequeña sima pinta mejor.





En esta ocasión Antonio hace los honores.








Bajados unos 10 metros encontramos dos direcciones, una impracticable y la otra muy estrecha. 



Antonio prueba el paso pero es realmente estrecho, a parte de hacer un giro malo para el cuerpo. 



No estamos locos, sabemos lo que queremos.... resulta que un ruido de agua proveniente del otro lado, a tipo de pequeña cascada, levantó todas las fuerzas que teníamos para forzar el paso.



Probando y probando, al final pasamos Antonio y Oscar a otra pequeña sala, donde efectivamente venía un pequeño aporte de agua. Esta pequeña sala solo daba para estar de pie ambas personas y sin casi moverse. Encima de nuestras cabezas en forma de rampa, otro paso estrecho, esta vez de subida y en barro. Al otro lado una sala de mayor tamaño con otro aporte todavía mayor que la ante sala. Para subir tuvimos que "picar" el barro y "escalar" a mi compañero Antonio. Total para nada, puesto que el agua se filtra y desaparece. En esta parte final fue imposible hacer fotos.









¿El último Alimañero de Aralar?

¿Y la historia de la escalera? ¿Qué hace una escalera en medio del bosque? Enigma resuelto. Si no entendimos mal, hace unos treinta años murió este personaje, el último Alimañero de Aralar, vecino de Lekumberri y de profesión electricista. Según cuentan, sus horas libres se las pasaba cazando Lirones y otras "alimañas", y cuando decimos "horas libres", al parecer eran todas, de día y de noche. Su jubilación la debió pasar entre estos bosque hasta al final de sus días. 








Al parecer, estos pequeños roedores son un manjar.



Según el pastor, esta y otras especies se están propagando de manera preocupante por la falta de depredadores naturales. Lo mismo pasaría con los jabalíes, si no los cazaran. No estoy a favor de la caza ni nunca lo estaré... sigo pensando que hacen falta más lobos, zorros y osos y menos humanos molestando. Y por cierto, quien quiera cazar que lo haga... pero que se fabrique su propio arco o lanza con los elementos del bosque... así es más justo. Ellos no tienen la culpa de haberles destrozado su hábitat. Ahora que molestan los exterminamos. Solo es una opinión personal.



Sakon Espeleología Navarra
Fotos de Joseba y Oscar.
Texto de Oscar Sicilia.


martes, 17 de mayo de 2016

Sima Izeurgi y Cueva de Aritzilo. Valle de Erro. Navarra

Gracias a los agradables vecinos del valle, seguimos trabajando en la zona. Sin su ayuda nuestra labor sería infinitamente más difícil. En especial agradecer a Sergio, Vidal, Arturo y Andrés por sus colaboraciones. Fruto de esta bonita simbiosis, tenemos una nueva cavidad horizontal y la exploración terminada de una sima con mucha historia...



 Sima Izaurgi.


Esta sima se conoce en el pueblo de Erro de toda la vida. Hace unos 50 años era visible al lado del camino, sobre un prado. Hoy en día está tapada por la vegetación.



El auto denominado grupo rebelde Snotz Team, más el que fotografía.... ¿por qué sonríen con cara de malos? 


"Ya nos disponíamos a entrar, cuando intrigados por nuestro "vestir" conocimos a los pastores de las tierras colindantes a la sima, y al bonito calor de una madre y su hija, conocimos más historias de este lugar. entre ellas una triste, de un suicidio en los años de la migración a EE.UU. (1920 + ó -) por la negación de la familia a migrar, lanzándose a esta sima y recuperándo el cadáver mediante sirgas y mulas "el señorito de la casa que era muy apañado", relatando el miedo extremo que dice pasó al recuperar el cuerpo. Tal fue el miedo que pasó, que al poco tiempo se le quedó el pelo blanco y murió al poco. Esto último parece ser verdad, no es leyenda."   

Realizo un copia y pega de lo comentado sobre esta sima en una visita anterior. 


En esta ocasión Joseba realizó todo el trabajo de instalación. La sima ya estaba equipada, pero de malas maneras... un solo casquillo de Spit que además daba vueltas sobre sí mismo. 


La profundidad total es de unos 50 metros. Vertical de 40 y rampa de unos 10 hasta el final.


Vista desde el final de la sima. Se ve la entrada como un pequeño punto blanco.



Sabía por mi abuelo de cómo realizaban estas zapatillas hechas con la cubierta de una rueda, pero jamás había visto ninguna.


Comprobamos todos los rincones y vuelta para arriba. 


Por cierto... alguien perdió este mosquetón? Estaba en el fondo.








Cueva de Aritzilo.



Muy escondida y aparentemente olvidada, esta pequeña cueva fue, en la infancia de un grupo de amigos del valle, un lugar donde jugar y esconderse.


Esta vez nos toca divertirnos a nosotros! No solemos llevar una escalera, pero esta vez queríamos estudiar un poco las paredes de entrada en busca de posibles pinturas, grabados, etc.... nada de nada. 


Lo primero que observamos, es esta construcción a modo de reducir el tamaño de entrada. No le vemos otro sentido.


Lo que parece que va a ser un pequeño covacho, y pasada una pequeña y estrecha rampa de tierra de unos 3 metros, se convierte de repente en una sala de mayor tamaño, con bonitos gours y altura de unos 7 metros. 
Tras escasos 10 metros horizontales, continua en rampa de unos 6 metros, que conecta con dos estrechas simas.



Una de ellas, la foto superior, es impracticable. La otra tuvimos que comprobar. 


Se trata de una diaclasa muy estrecha. Una vez instalada y abandonada por prudencia, a la salida, Oscar encuentra un paso a la izquierda por donde la bajada es mucho más cómoda, así que ya que estaba de instalador, prepara la nueva vertical y le cede los honores a Antonio. 




A base de un gran sufrimiento, Antonio consigue desdender hasta un punto impenetrable. Debido a la estrechez, la subida se hace dura. 




La cavidad continúa entre suelos fosilizados. La erosión del agua ha creado tres niveles, estando el de arriba colmatado por gours. 




El desarrollo es de unos 80 metros, terminando en una curiosa estalagmita rota. Curioso porque teníamos la sensación de ser los primeros humanos en llegar hasta el final, cosa que parece ser no es así.


Encontramos pasos altos que comunican con el nivel superior, alguno pendiente de escalar.


La cavidad presenta esta morfología durante todo el recorrido, siendo el final la parte mas estrecha. 




  


Salimos de noche, bastante cansados, pero muy contentos y con ganas de volver próximamente a terminar de escalar lo poco que nos queda. 



Vamos Grupo!!!!!!




Sakon Espeleología Navarra
Fotos de Antonio, Joseba y Oscar
Texto y faltas de ortografía de Oscar Sicilia



,  

miércoles, 11 de mayo de 2016

Ermita de San Zoilo, Cáseda, Navarra

Conocer Navarra


Muy cerca del pueblo de Cáseda, se encuentra esta magnífica ermita cuya visita nos dejó "Petrus-ficados" (¿Quién es Petrus?). Construida junto al antiguo camino que unía el norte con el sur, por donde pasaban los roncaleses para llevar en trashumancia al ganado a las Bardenas Reales, aparte de ser un paso histórico entre Sangüesa, Tudela y Zaragoza.


Lo primero que sorprende desde lo alto de la carretera es su tejado con acabados curvos y redondeados. 


La ermita se impone elegantemente entre el perdido monte que lo rodea. Paseando entre sus muros, sentimos una sensación agradable de soledad mezclada con historia... 



Otra sorpresa nada más empezar; el barranco de San Zoilo, que recoge las aguas de todo el valle, viene a pasar por debajo del torreón principal. 


Es la primera vez que hemos visto algo igual, que recordemos. La simbiosis entre agua y ermita es perfecta... 



Pasando por su interior, una elegante "puerta de atrás" nos recibe al otro lado. Estamos realizando la ruta al revés.



Imagen regalada de Blogger.

San Zoilo es una construcción gótica del segundo cuarto del siglo XIV. Nosotros no somos entendidos en el tema, pero si uno se fija bien, esta ermita es una preciosidad. Queremos rendir un pequeño homenaje aportando estas fotografías de uso público.


Capiteles.


Dos doncellas lavándose el pelo.


Atravesando con una espada.


Atacado por ambos lados.


Un perro saliendo de su caseta atado con cadena.


Escena de lucha.


Cuidando un pequeño animal.


Esta acción no la tenemos clara, siendo divertida a los ojos de los más pequeños.


Telarañas entre dos mujeres conversando.


Fíjese el ojo de la bestia.



El gallo, símbolo de la ermita.


Otra sorpresa son las marcas de los canteros. Hasta 1084 gravados de 133 signos diferentes. Muchos se pueden observar si prestamos atención.











Desconocemos si este simpático animal, se trata de una marca de cantería o simplemente un grafiti. Si alguien lo sabe, nos lo podría decir dejando un comentario en la entrada. Simple curiosidad.



Junto a la ermita también están los restos de una antigua hospedería.



Dos relojes de sol hemos visto en la fachada principal. El de la foto está a la derecha, junto al pórtico de entrada.


Vista de la entrada principal.


Detalle de la puerta de entrada. Parece faltar una pequeña figura.


Fotos de San Zoilo nocturnas
















Además tenemos una estupenda zona de merendero con barbacoas, que complementa sobradamente la visita. 

Más información

------------



Sakon Espeleología Navarra
Texto y fotos de Oscar Sicilia